Máscara de Aislamiento y Sumisión

El enigmático universo del BDSM tiene múltiples manifestaciones. Una de ellas es la de las máscaras de aislamiento y sumisión, unos accesorios especialmente diseñados para sumisas y sumisos.

¿Quieres experimentar nuevas sensaciones con máscaras de aislamiento?

Filtrar Resultados

alt

¿Qué son las máscaras de aislamiento y sumisión?

Pues unas máscaras de látex y cuero muy usadas en juegos de bondage y sumisión con las que se busca la privación sensorial del esclavo que, en esencia, no merece los sentidos de la vista, el oído o el gusto.

Unas capuchas con un fascinante carácter fetichista que sube a mil las revoluciones de la persona que la impone y de a quien le es impuesta.

alt

¿Para quién son las capuchas bondage?

Para los amantes de las prácticas sado, bondage, BDSM, fetish… Aquellos que ven en la dualidad dominación-sumisión el binomio con el que alcanzar el clímax, de la mano de unas prácticas en las que predomina la estética y en la que los complementos se hacen imprescindibles.

Personas que llevan el color negro por bandera como icono de una sexualidad plagada de reglas.

¿Cómo se usan las máscaras para sumisos?

En el marco de las variantes sexuales más atrevidas y oscuras en el que se desarrollarán juegos fetichistas al límite, partiendo de la base de que la persona que la lleva es considerada como depositaria de un misterio y de un morbo especial.

Unos artículos que ambientan hasta el último detalle los encuentros eróticos fetish en los que se desenvuelven aquellos que buscan placer en lo prohibido.

La misión de las máscaras de asfixia es evitar que su portador pueda hacer uso de sus más elementales sentidos, lo que las dota de gran utilidad tanto para el entrenamiento de los sumisos como para su uso punitivo. Así las cosas, una de las principales finalidades, entre otras muchas, es la de generar ansiedad en el sumiso y crear en él la obligación de reflexionar.

Unas máscaras utilizadas en el seno de lo que podría considerarse toda una disciplina sexual regida por los más siniestros instintos sexuales: el fetish. El que manda y domina frente al dócil y sumiso.

¿Cuántos tipos de máscaras de confinamiento existen?

Muchas y de lo más variadas. Tantas como fantasías eróticas sado puedan llevarse a cabo, o lo que es lo mismo, como estén dispuestos a pactar amo y sumiso.

Puedes encontrar máscaras de cuero que incluyan mordazas, con distintas aberturas, lisas o con tachuelas. Junto a ellas, máscaras de látex sin aberturas, capuchas con cremalleras, cámaras de gas, capuchas ciegas o desmontables o máscaras con anillas, elástica..., todas con el objetivo de ser usadas como instrumento de castigo y control sobre el sumiso o esclavo que la porta.

Si te atrae el mundo del sado, las máscaras de aislamiento y sumisión te cautivarán desde el minuto cero, ¿vas a esperar que otros te lo cuenten?