Cesta de la Compra

0 productos 0,00 €

My Cart -

0 productos
Comprar por
Precio
  • 36 322

Marca
  1. Pipedream
Talla
  1. ST
Comparar Productos

No tiene artículos para comparar.

Los más Vendidos

Inicio:

11,58 €
IVA incl.

Inicio:

6,78 € 8,21 €
IVA incl.

Inicio:

74,17 €
IVA incl.

Máquinas para Sexo

    Cargando...

    Las máquinas de sexo son uno d esos productos donde las mujeres pueden alcanzar orgasmos realmente intensos gracias a la penetración continuada e intensa de grandes dildos.
    Explora tus fantasías más ocultas con las más avanzadas maquinas de sexo hinchables disponibles en el mercado. Además de tener un control remoto para poder dirigir la penetración sobre nuestra pareja a distancia, esta máquina es la primera máquina hinchable y totalmente portátil. Para poder disfrutarla en solitario o con él usando el mando, solo tenemos que inflarla, ajustar nuestro cuerpo sobre ella, activarla con el control remoto y prepararnos para tener una cabalgada salvaje.
    El colchón se infla rápidamente y está preparado para aguantar el peso de dos personas, por lo que es perfecto también para el uso en pareja. Al activar el control remoto, esta deliciosa máquina de sexo cobrará vida, moviéndose adelante y atrás y satisfaciéndote con cada una de sus placenteras penetraciones.
    Además el aparato que tiene el consolador puede ser apartado en el momento que queramos del colchón, y nos permitirá llevarnos el placer allí donde queramos. Por si fuera poco, podemos sustituir el vibrador tantas veces como queramos, con todos y cada uno de nuestro vibradores favoritos, y después solo tenemos que manejar la acción con el control remoto.
    Los maquinas sexuales suelen venir acompañadas de máscaras de gatita, velas de cerca caliente, una botella de limpiador de juguetes eróticos antibacteriano y una botella de lubricante. Te aseguramos que esta máquina de sexo es un juguete incomparable a cualquier experiencia que hayas tenido con anterioridad.
    Algunas mujeres podrían pensar que utilizar este tipo de máquinas es, al fin y al cabo, darse placer a una misma sin la participación necesaria de la pareja. Es verdad, esta máquina permite una enorme variedad de orgasmos de diferentes velocidades, penetraciones, vibraciones, pausas y durante todo el tiempo que nosotras queramos que dure, cosas que no son posibles con un hombre. Es cierto, que hay muchísimas ventajas en practicar sexo con un hombre real, y muchas cosas que no obtendremos de una máquina, tales como el taco de la piel, el olor, el contacto visual, la ternura, etc. Esas cosas que solo los seres humanos pueden proporcionar (hasta ahora) son una parte fundamental de las relaciones sexuales, y tan intensas que pueden llegar a opacar el resto de asuntos. Sin embargo, con este tipo de aparatos la pareja puede olvidarse del asunto de la penetración y centrarse en el resto de cosas, como los besos, la ternura o las miradas.